Si el que vols, lector, és gaudir viatjant comòdament...has de continuar llegint.
Si el que vols és conéixer un poc més la gent d'este meravellós món que ens envolta...este és un bon moment.
Si el que t'agrada i desitges és sentir-te identificat amb experiències viscudes arreu del món...avant continua.


El somni de viatjar és fàcil d'aconseguir.

dimarts, 20 de setembre de 2016

SALAMANCA: un paseo por la ciudad (II PARTE)


Es un placer pasear por Salamanca, con sol o lluvia, no importa... cada ambiente le da un color diferente y especial.

Ya hemos visto un poco de Salamanca pero seguimos en esta ciudad. A pesar de pasar por los mismos lugares el paseo no aburre ni cansa.

¿Quién no ha visto nunca una foto de la casa de las Conchas? Hace unos años estuve en Lisboa, en la casa de Saramago y me la recordó, la diferencia es que aquella está cubierta de piedras talladas en forma de punta de diamante y la salmantina de conchas. Observamos el exterior de la casa de las Conchas con detenimiento, y también entramos. Os lo explico paso a paso ...


La casa de la Conchas.

Es un monumento emblemático de la ciudad, una casa señorial de la época de los reyes católicos.¿Cuántas conchas habrá ? se me ocurre pensar mirando boquiabierta la fachada. Por algún lugar leo que son unas 300... Y miro la fachada y las conchas con atención porque dicen que hay un tesoro escondido debajo de una de ellas. Intento adivinar cuál será de todas la que guarda el tesoro de leyenda, pero lo dejo, nunca podré saber si lo acierto o no lo acierto.

También me pregunto qué razón llevaría a decorar la casa con las conchas y luego se,  que quien la mandó construir era de la orden de Santiago, pero hay otra razón explicativa más poética, que alega ser una prueba de amor del dueño de la casa hacia su esposa, que pertenecía a una familia nobiliaria que tenía por símbolo una concha. También me entero que la casa tenía dos torres, ahora sólo queda una porque Carlos I mandó derribar una de ellas como castigo a la familia y es que uno de sus integrantes fue caudillo comunero.

La Casa de las Conchas.

Después de especular y de imaginar las historias del pasado, entramos en la casa. En una primera mirada me gusta mucho lo que encuentro. El patio, muy armonioso, tiene, como la fachada, mezcla estilos, el gótico tardío, el mudéjar y el renacentista. La combinación me gusta. En el interior está la biblioteca pública.


Interior de la casa de las Conchas.
En nuestro paseo por la ciudad, entramos por una calle... salimos por otra... cuando miramos hacia arriba siempre están las torres de la catedral mirándonos, como un faro. Una casa me llama la atención, resulta ser un edificio antiguo que era una fonda y actualmente es un instituto de secundaria. Que buen sitio para estudiar, pienso, un lugar con historia.

Salamanca està formada por muchas calles que esconden rincones interesantes.
También entramos al patio del palacio Fonseca, conocido por el palacio de la Salina porque también fue depósito de la sal, es la actual sede de la Diputación. Y es que llueve y es un buen lugar para resguardarnos, a la vez que aprovechamos para ver el patio donde hay una galería con unas esculturas muy expresivas. Dice la leyenda que el arzobispo Alonso de Fonseca, personaje muy influyente de la época viajó a Salamanca en una ocasión y los nobles no le recibieron porque iba acompañado de su amante. El arzobispo se enfadó tanto que para vengarse mandó construir el palacio decorándolo con las caras grotescas de los nobles que no le dieron hospedaje. Y aunque es cierto que el cura tenía una amante, la historia verdadera y no la de leyenda, dice que no fue él quien mandó construir el palacio sino otro con un nombre muy parecido.

Palacio Fonseca o palacio de la Salina.


Me gusta Salamanca, pero n todo no es caminar... también hay tiempo para el descanso. Uno de ellos es para comer. Hemos encontrado un lugar muy acogedor, cantidad de comida de calidad y a buen precio.

Aún estamos en el casco historico...

Cuando acabamos de comer, seguimos nuestro deambular por calles y prestamos  atención a la iglesia de Santa María y el palacio de Monterrey propiedad de la Casa de Alba. Al fondo se ve el convento de las Ursulas.

Iglesia de santa Maria y palacio de Monterrey.

Convento de las Úrsulas.

El frío no impide a la gente local salir a la calle y los turistas que visitamos la ciudad tampoco, la zona comercial, en concreto la calle Toro y la calle Zamora, que parten de la plaza mayor y los alrededores están llenos. También está como punto comercial el mercado central al lado mismo de la plaza mayor, así como las calles que vienen y van a monumentos importantes que también son una tentación turística, con souvenirs y embutidos de la región.

Cuando estamos por la calle Zamora encontramos una iglesia pequeña y bonita, que rompe el estilo del conjunto arquitectónico de la calle, pero me gusta, porque la veo como una superviviente frente a la vorágine comercial y los edificios de los alrededores, es la iglesia de san Marcos.

San Marcos.

He visto muchos estudiantes por la calle, muchos son extranjeros. También hay mucho turismo en general, pero no importa la cantidad de gente que haya  porque cabemos todos en las anchas avenidas, que a la vez hacen de refugio a los monumentos. No siento la concentración agobiante turística que se ve en otras ciudades, y no es porque no la tenga, sino porque veo espacios muy anchos y grandes. También puede ser porque el tiempo no invita al paseo ya que por momentos, está lloviendo y no da mucho gusto mojarse.

Es cierto que el conjunto arquitectónico de Salamanca impresiona, primero por cantidad, segundo por estar los monumentos muy juntos y sin atisbo de competitividad, ocupando cada uno su lugar, el lugar que la historia le ha marcado. Como cada monumento lo vemos varias veces al día da pie a observarlos en diferentes horas y luces variadas. También los podemos ver desde diferentes perspectivas y eso tiene su encanto. Los monumentos acaban siendo familiares.

Mientras caminamos y charlamos fijo mi atención en fachadas y detalles. Hay casas actuales con arquitectura acorde a la del pasado, es por la piedra utilizada. La arenisca de Villamayor es la que predomina y la que le da un cierto color dorado característico a la ciudad. Y también me gustan las rejas, modernas y antiguas conviviendo con armonía y con elegancia.




Cada jornada de visita en la ciudad se pueden concluir  en cualquier bar  para tomar algo, hay muchos originales y curiosos. En Salamanca hay mucha variedad en nombres y en decoración, la oferta es múltiple y adaptada a toda tipo de personas.

La parte más comercial...
Y para terminar la visita de Salamanca nos dirigimos a un barrio donde muchas fachadas y puertas de garaje están pintadas, hay muchas y variadas, para no hacer este texto muy largo, lo dejo para otro apartado.

También os explico en otro momento un poco sobre la plaza Mayor y también sobre universidades... es que Salamanca da para mucho y no quiero dejar nada de lado, quiero mostrarlo todo.

CUADERNO DE VIAJE, PRIMAVERA 2016, SALAMANCA y ALREDEDORES

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada